Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Milagro Sala envió una carta desde el penal de Alto Comedero

Luego de ser prácticamente secuestrada y trasladada una vez más al penal jujeño, Milagro Sala escribió una carta que sus compañeros de la Túpac Amaru están haciendo circular. En ella solicita que ningún otro argentino sufra su calvario.

“Una vez más atropellaron mi dignidad y violaron mis derechos”, lamentó la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, en una carta manuscrita que envió desde el Penal de Alto Comedero al que fue trasladado esta mañana durante un violento operativo. La dirigente y diputada del Parlasur calificó también de “injusto” a su nueva privación de la libertad y admitió que le ”gustaría que alguien pudiera ponerle freno a este atropello” del Estado jujeño.

El reclamo de Sala fue a través de una misiva escrita de puño y letra en la cárcel donde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) alertó que corre riesgo su vida y que, sin embargo, el Estado provincial a través del juez Pablo Pullen Llermanos volvió a encarcelar.

En la carta reitera lo que ya había denunciado cuando se la detuvo el 16 de enero de 2016, a los pocos días de que Mauricio Macri asumiera al frente del gobierno nacional y su principal socio en Jujuy, el radical Gerardo Morales, hiciera lo mismo en el provincial: “Qué injusto es que en Jujuy no exista la justicia verdadera ni la democracia”, escribió.

“Parece un mal sueño del que no puedo despertar. Les pido que no dejen que esto se repita con ningún argentino”, concluyó Sala, que firmó como “presa política”. Esta condición no fue cuestionada por el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU como tampoco por la CIDH, los dos organismos internacionales que pidieron al Estado argentino por la libertad de Sala.

Por las recomendaciones de la CIDH remitidas en julio pasado, la Justicia jujeña le otorgó a Sala el beneficio de cumplir prisión domiciliaria. El traslado fue hecho casi un mes después a una vivienda en condiciones inhabitables en el barrio La Ciénaga. Miembros de la organización que lideró Sala acondicionaron el lugar y allí estuvo desde 31 de agosto, vigilada por dos puestos de la policía jujeña y uno de la Gendarmería Nacional hasta esta mañana.

El texto completo:

«Alto Comedero, 14/10/17»

«Compañeros: Una vez más me atropellaron mi dignidad, violaron mis derechos, qué injusto que es que en Jujuy no exista la Justicia verdadera ni la democracia».

«Cómo me gustaría que alguien pudiera ponerle freno a este atropello que vivo. Parece un mal sueño del que no puedo despertar. Les pido que no dejen que esto se repita con ningún otro argentino».

Milagro Sala
Presa política, Jujuy

Deja un Comentario