Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Se fue Oscar “Cacho” Gómez, el padre del tenis

El ex entrenador, y denominado “padre del tenis”, Oscar “Cacho” Gómez falleció ayer. Profundo pesar en el ambiente de ese deporte causó su partida. Por sus manos pasaron casi todos los jugadores de tenis.

El entrenador Oscar “Cacho” Gómez falleció ayer y el mundo del tenis en nuestra ciudad fue presa de una gran congoja por su partida. Es que “Cacho”, como la mayoría de la gente lo califica, fue el padre del tenis en nuestra ciudad.

Desde hace muchos años que este entrenador estaba en las canchas formando chicos, personas, talentos y la mayoría de los jugadores locales pasó por sus manos. Además, justamente, “Cacho” era el segundo padre para los chicos que iban a entrenar y asimilaban los enormes conceptos que vertía el entrenador.

Tenía una singular parsimonia, una forma de explicar las cosas y siempre con un tono más bien bajo, bien docente, y con un lenguaje simple que se hacía entender. Y no solo entrenaba, sino que miraba mucho tenis y miles de veces corrió a sus alumnos, ya jugadores de torneos, en pleno partido sobre cómo estaba empuñando la raqueta, o dónde debía jugar para hacer sentir incómodo al rival. Un verdadero maestro dentro y fuera de la cancha.

El Club Victoria Park es el que más siente su partida, porque lo sentía como propio a Cacho. Es más, Gómez respiraba aire del club casi todos los días y, por supuesto, fue entrenador de sus chicos, ahora grandes, durante mucho tiempo. Incluso, hasta el año pasado “Cacho” acompañó a los profes de la institución dos veces por semana, asesorándolos y hasta dándole clase a uno que otro chico, porque era su pasión.

El club le hizo un gran homenaje en 2015 y siente particular orgullo por habérselo hecho en vida, lo que emocionó aquella vez a Cacho y lo “pegó” aún más al club que tanto quería, y a su gente, obvio.

Y hacía justamente quizá un año que se “jubiló”, pero sólo formalmente porque seguía ligado a este deporte con consejos, su presencia, su palabra, su compañía que era vital para jugadores y entrenadores. Siempre dándose una vuelta para ver tenis y no podía con su genio al ver cómo jugaban, y corregir a uno que otro.

Sin duda que fue una gran figura, por su bonhomía pero mucho más por su humildad, porque nunca fue estridente, sino más bien silencioso, lejos de las luces y los flashes. Pero la huella que dejó es grandísima. Sí, es verdad si lo está pensando amigo lector, parafraseando al tenis mismo, a ese deporte pasión de Cacho, el tenis de Concordia sufrió un duro revés. Hasta siempre Cacho.

Deja un Comentario