Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Terremoto en México: Buscaban a Frida entre los escombros de su escuela

Anoche, los rescatistas estaban a centímetros de ella, pero el cubículo donde se encontraba estaba sostenido por una franja de muro y un mueble. Sobre la menor pende una losa que, de caer, la aplastaría. Identificaron a cinco personas con vida en el colegio derrumbado.

Ya se transformó en el lugar símbolo del terremoto que afectó a México. Es el colegio Enrique Rébsamen, donde el sismo agredió a traición a cientos de chicos que estaban en clase. Los cuerpos de 21 de ellos ya son llorados por sus familias.

Pero en medio de la muerte había vida. Y esperanza. Se cree que bajo los escombros hay entre 20 y 30 chicos de los cuales no se tienen noticias. Pero sí de uno de ellos. Es Frida. Tiene 7 años. Y anoche luchaba por ser rescatada.

Para acercarse a ella había una cuadrilla de hombres de Protección Civil, Policía Federal, Ejército y Marina, más dos civiles que fueron elegidos por su estatura y peso para poder moverse en espacios estrechos.

Frida ya llevaba más de un día bajo los escombros, pero cada paso que dan sus rescatistas debe medirse. Un mal movimiento podría producir un derrumbe.

Hay datos alentadores. Frida podía respirar y se podía llegar a ella por dos huecos, pero hay peligros. Ambos huecos están apenas sostenidos. Uno por un pequeño pedazo de muro y el otro por un mueble.

Los rescatistas estaban en una disyuntiva para su rescate. O ingresaban maquinaria pesada para llegar rápidamente a ella, con el peligro que todo se derrumbe, o ir centímetro por centímetro. Ancohe habían elegido este camino, pero todo dependía de cuánto pueda aguantar la nena.

Los rescatistas le pidieron a Frida que mueva una mano. Y ella lo hizo. Ella les pidió agua y se la acercaron a través de una manguera. Le hablan permanentemente y le dicen que muy pronto estarán con ella.

Los rescatistas estaban muy cerca de Frida. Estaban instalando un puente para que ella pueda resbalar por él y con un gato hidráulico estaban tratando de levantar una losa que pendía sobre la nena.

Pero hay otro dato que trae esperanza. Según informó El Universal, de México, se había logrado detectar con vida a cinco personas que se encontraban en el edificio derrumbado del colegio. Fue a través de un escáner que mide la temperatura corporal, movimiento y latidos del corazón.

El sismo fue tan cruel que el colegio colapsó en el área que albergaba al jardín de infantes. El área secundaria tenía una escalera segura para casos de sismos. Todos los alumnos escaparon por allí, pero los más pequeños no tuvieron chances. No hubo tiempo. El edificio se desplomó tres segundos después del sismo.

Deja un Comentario