Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Sufre de drogadicción: Se degolló porque venía la policía

El hecho se registró en horas de la madrugada del martes, cuando un joven se cortó la garganta primero con un cuchillo y después con una botella de vidrio en Rívoli y Saavedra. Su hermana pidió ayuda para tratar a su madre de 50 años y a su hermano de la adicción a la cocaína.

El sangriento episodio se registró en una vivienda ubicada detrás del hogar de ancianos. Todo empezó cuando los vecinos decidieron llamar a los efectivos policiales de la seccional Segunda al escuchar gritos y peleas en la vivienda, en ese momento y de acuerdo al relato de Carla, hermana de Javier Acosta de 27 años, empezó a discutir con su esposa.

“Estaba intoxicado y cuando llegaron los efectivos tomó a su mujer y le puso un cuchillo en la garganta”, describió.

“Los policías le dijeron flaco soltala, él creía que estaba acorralado y no tenía salida. Le dio un beso a su mujer y se cortó la garganta con el cuchillo”.

Carla contó que todos gritaban y ella trataba de sacarle el cuchillo de las manos. “El quería que se vaya la policía, una vez que le sacamos el cuchillo agarró una botella de cerveza, la partió y se cortó el otro lado de la garganta”.

Costó mucho cargarlo en la ambulancia los policías dijeron que lo se iban a retirar para dominarlo, “estaba muy grave tenía la garganta cortada de punta a punta, después lo internaron y le salvaron la vida en el hospital, ayer por la tarde fue trasladado a sala 8”, señaló.

Carla pide ayuda para tratar a su peligroso hermano y también a su madre de 50 años que es adicta a la cocaína.

“Tengo un marido y tengo hijos no podemos lidiar con dos enfermos de las drogas. Mi mamá toma cocaína con él y después se enloquecen, pedimos por favor que nos ayuden a tratarlos, nosotros íbamos a la iglesia pero no les sirvió de nada, pedimos por favor que nos ayuden en algún centro de rehabilitación”, señaló.

Imagen: Lugar en el que ocurrió el sangriento hecho por el que debió intervenir la Policía.