Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

¿Eutanasia para la CODESAL?

El organismo provincial creado en el 2005 para construir los complejos termales del Perilago y el Parque Acuático “Salto Grande”, además de administrar las ocho playas del lugar parece haber ingresado en el tobogán de una muerte anunciada al que fue conducido por la impericia de un “equipo” de iluminados que venían con un fenomenal presupuesto a solucionar las falencias que presentaba por asfixia financiera al cumplirse cinco años que no se libraran pago alguno desde la Tesorería de la Provincia.

Ostrovsky, había dicho a la prensa que “se hizo más en tres meses que en doce años” lo cual no solo era falso, sino que en menos de dos años termina por irse momentos antes de que se decida aplicarle la eutanasia al organismo que presidía en cuyo proceso de muerte estarían concentrados los esfuerzos de funcionarios con decisión en el núcleo duro del poder.

El creador de la CODESAL, Luis Mazurier, analiza desde el editorial de hoy su particular opinión sobre lo ocurrido, advirtiendo que su texto no es objetivo, ni desapasionado, sino todo lo contrario.

 EUTANASIA 

Cuando el perilago era pasto y playas sin iluminación ni servicios, nadie quería administrar ni proyectar nada allí porque, como se sabe, cualquier acción requiere esfuerzo y dedicación.

Lo decía la Delegación Argentina ante la CTM de Salto Grande: “habiendo requerido informes en los organismos competentes de la Provincia y la Municipalidad ninguno se ha mostrado interesado…”

La tarea de proyectar parte de lo que es hoy la CODESAL fue una tarea sencilla y sin inconvenientes –casi un juego- lo dificultoso fue hacerlo realidad en una maraña burocrática que desalienta a cualquiera.

Decidido a vencer a los burócratas instalados en casi todos los estamentos del Poder con decisión para impedir, trabar o demorar cualquier gestión, logramos pequeños éxitos y muchos fracasos pero fuimos avanzando y el proyecto parecía imparable cuando alumbró el agua termal.

Poco después, sin fondos para hacer la infraestructura mínima que soportara las primeras piletas termales, armamos algo provisorio pero que recibió el beneplácito de la gente, mientras iluminamos playa Sol y extendimos energía a Punta Viracho y Casa de Piedra, avanzamos en la Península Soler con iluminación en todas las playas y construimos la Comisaría Turística 9ª mientras inauguramos sanitarios móviles en cada playa.

Este logro fue desmerecido y hasta combatido por algunos “comunicadores” que apuntaban a desprestigiarlo porque “tienen aire acondicionado” como si una mejora en las condiciones del servicio era algo “negativo” y estaba mal que quisiéramos que los visitantes utilizaran baños con una temperatura ideal en pleno verano.

La extensión del agua termal hasta las termas de Punta Viracho y la construcción allí de las piletas termales al lado mismo del lago, fue una fantástica obra que se completó con otras que nos hicieron creer que habíamos consolidado definitivamente el proyecto.

Se construyó el Centro Medico del Lago y abrimos el Parque Infantil de la Luz en el Cerro Perdices, en cada playa había cantinas fijas y móviles.

A la vez que avanzamos surgieron “interesados” en apropiarse del proyecto que ya había alcanzando visos palpables de realidad. Los que antes no querían ahora sí porque ya casi todo estaba funcionando. El gobierno de Gustavo Bordet decidió poner fin a las críticas de algún “diputrucho“ y medios por lo cual nombró a Juan Carlos Ostrovsky, como presidente de la CODESAL y dotarlo de presupuesto suficiente como para solucionar los problemas que, justamente, eran de falta de recursos para atender una demanda que se había ampliado por, justamente, brindar mejor servicios.

Los resultados de su gestión están a la vista y eximen de todo comentario. Pero ahora hay interesados en quienes, como la Delegación Argentina ante la CTM de Salto Grande, recibieron instrucciones y facultades de presidencia para otorgar a públicos o privados esos terrenos considerados excedentes de la construcción de la presa, y ahora piden que “se los devuelvan”, antes del vencimiento de los 30 años de comodato.

La Municipalidad expresó deseos de administrar esos territorios y como consecuencia de tantos interesados, la CODESAL está asistiendo ahora a su muerte anunciada, una eutanasia sin dignidad. En tanto, el padre de la criatura, no forma parte de ninguna discusión, salvo la de audiencias judiciales en donde debe demostrar que no robó un centavo y que por el contrario sostuvo de su propio peculio el funcionamiento del Organismo. Esto se demostrará pero mientras tanto el “tire y afloje” hace que asistamos azorados a ver la punta del iceberg de lo que se discute, la eutanasia de la CODESAL.

Imagen: Un equipo de técnicos y “doctores” están operando para darle “muerte digna” a la CODESAL.