Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

“Perrito” Vittori y su derrota por KO

Ese “sueño americano” que tenía el concordiense Gustavo “Perrito” Vittori se truncó en la noche del sábado, al tener forma de derrota por nocaut en el tercer round, ante el mexicano Alex Saucedo. Fue una pelea que se presagiaba dura, y así fue desde el inicio, donde intercambiaron fuertes cruces.

Así fueron los dos primeros rounds, donde Vittori llevaba una pelea bastante pareja y parecía apostar a meter una mano, o ver si podía desgastar al rival. Pero en el tercero, el mexicano tuvo dos combinaciones exactas, las que en ambas hicieron caer a “Perrito”. Este, con hidalguía, se recuperó de las dos y la tercera fue “mortal”, porque fue una izquierda que lo agarró yendo con todo a tirar su mano y lo puso en la lona para no levantarse más.

La pelea fue seguida por un sinnúmero de personas a través de la televisión y la mayoría a través de Facebook, que transmitió en vivo, y de inmediato hicieron ver su aliento para Vittori a través de la misma red social, luego de la derrota. El boxeador de nuestra ciudad se expresó también en Facebook, donde reconoció la derrota pero a la vez dijo que “se perdió peleando”.

Y sin duda que así fue, porque en ningún momento nuestro boxeador rehuyó del combate, sino que se plantó firme para pelearlo, que era como entrar en la de él. Claro que en el tercer round el primer golpe fue un golpe más que nada al orgullo del concordiense, y entonces siguió más la pelea, intentó contrarrestar, y fue letal.

Puede pasar, porque el boxeo también es eso, una mano que es bien conectada y la pela termina rápido. Pero “Perrito” no fue a correr, no fue a distanciarse de su rival porque era obvio que miedo no había jamás, sino más bien respeto como debe ser con todos los rivales. Seguramente se planteó la pelea de la mejor manera, pero esas manos trastocaron toda táctica.

Perdió “Perrito” por valiente, y lo demostró en un lugar emblemático como Estados Unidos, meca del boxeo a nivel mundial por la trascendencia que tiene pelear allí. Y el haber llegado a ese lugar fue por su exclusivo mérito de ser Campeón, de hacer las cosas con seriedad y ser merecedor de esa chance. Y tendrá muchas más, porque por juventud y talento está en un momento del que puede superar tranquilamente.

Seguramente, cuando se reencuentre aquí con sus afectos, con su familia, con su hija, pueda empezar a dar vuelta la página y dejar esto en un mal recuerdo, y nada más. Siempre habrá revancha y él lo sabe. Por eso lo veremos trabajando más de lo de costumbre, buscando otra chance, otra alegría que inexorablemente llegará porque viene dando pasos importantes, trascendentes y ello lo llevará a otro momento que él puede hacer que sea agradable. A pesar de la derrota, el estar allá, el plantarse y exponer su coraje ya es un premio que ese resultado no modifica.