Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Concordia le dice adiós al Mundial de Artes Marciales

En la tarde de hoy llegará a su fin el Mundial de Artes Marciales en Concordia, que ayer entregó a dos campeones concordienses, y puede haber más. Hoy también habrá combates arriba del ring y seguramente muchas emociones, desde aproximadamente las 14.00 horas y hasta las 18.00 hs. Concordia cierra un momento histórico y único con este Mundial.

El Mundial de Artes Marciales bajará definitivamente su telón hoy por la tarde y seguro que dejará paso al recuerdo, a la nostalgia, al pensar que hemos tenido la máxima cita aquí, en Concordia, en la Argentina, cuando era poco menos que impensado hacerlo. Muchos todavía, y nos incluímos, no magnifican lo que es esto, lo que es estar ante tantas personalidades importantes, ante tantos competidores de altísimo nivel mundial, justamente.

Todavía quizá no le demos el valor que todo esto tiene. Es cierto que, en nuestro caso, vamos y nos sumergimos en el Gimnasio Capuchinos tanto para ver los combates como para registrar la mejor foto, y mirar bien para todos lados para poder hacer un buen artículo. Y de a poco vamos “cayendo” en lo que es todo esto, que demoró mucho en llegar, pero parece que pasa como fugazmente. Y eso pasa por la intensidad que lo vivimos, desde el magnífico acto de apertura hasta el cierre que ya es hoy.

A la vez, y aunque suene contradictorio, nos encontramos con autoridades, personalidades y atletas como si nos hemos estado viendo desde hace un mes, y es sólo desde este miércoles nada más. Es que no se mueve con gusto allí dentro, porque todo es amabilidad, respeto, sonrisa de cortesía y un buen trato, claro. También, si miramos los combates, vemos que los que pierden se dan media vuelta y se retiran, no hay protestas, se acepta tanto la victoria como la derrota con hidalguía, con caballerosidad deportiva que reina en todo momento.

Se nota que tienen en claro que son rivales y no enemigos, que todo continúa fuera del Tatami. Entonces, sí, ahora empezamos a estar seguros que tras el telón que se corra hoy vamos a sentir nostalgia y querremos volver a vivir estos momentos que nos entrega el deporte, y uno no tan difundido como el de las Artes Marciales, que convocó en Concordia a los mejores. Costará decirle adiós, pero así son las reglas pactadas de antemano.

Ayer fue otro día de combates, de lucha y la aparición de combates sobre el ring, los que hoy proponen sin duda lo mejor del último día, porque todo se define, porque se premiará a los campeones (el podio en realidad) y hay esperanzas puestas en deportistas de Concordia para que sean grandes protagonistas, como ya lo fueron los más pequeños ayer, y hubo festejos notables, padres orgullosísimos y por allí alguna lágrima que rodó, también orgullosa, por alguna mejilla y merecido era soltarla, lógico, diríamos.

Un Mundial que, también sabemos, está a la vuelta de la esquina y muchos lo han desaprovechado, porque seguro que tendría que haber más competidores locales, mayores, de fuste, porque hay una gran calidad aquí. Pero no se han hecho presentes. Tendrán sus motivos y no vamos a buscarlos aquí, aunque la propuesta era abierta y era bueno sumar. Pero ese tema ya lo hemos tratado, y quizá no vale la pena seguir metiéndonos en la “quintita” que cada uno cuida, y está bien que así sea. Solo decimos que esta era una excelente oportunidad para sumar y estar unidos, pero no sucedió.

Hoy el torneo llega a su fin. Sobre el mediodía se despedirá Don Wilson, quien esta noche tiene vuelo de regreso a Los Ángeles, donde continuará el rodaje de la película que lo tiene como protagonista. Una estrella de Hollywood, un actor muy respetado, pasó por Concordia y recibió los honores que corresponde, además de haber sido Invitado de Honor al torneo. Y tal vez tampoco dimensionamos que en Concordia él estuvo, paseó su sencillez por la ciudad y se lleva seguramente un gran recuerdo. Y no se necesitará mucho protocolo que marcar su número para volver a tentarlo a que venga.

El Mundial se va y seguramente quedará instalada en nosotros la expectativa de volverlo a ver, quizá en otro lugar, pero haciendo fuerza para que alguna vez vuelva por aquí. Sí, aún no se ha ido y ya lo estamos extrañando. Cosas del deporte, de la vida, en definitiva.