Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Lilita Carrió llamó “estúpidos” a los progresistas y la sesión terminó en escándalo

Cuando quedaban pocos proyectos de la orden del día por tratar en la Cámara de Diputados, y no se esperaba ningún contratiempo para que todo avanzara como lo esperaba el oficialismo, Elisa Carrió le dijo “estúpido” a Federico Masso, de Libres del Sur, y el hecho derivó en que toda la oposición se levantara y dejara sin quórum la sesión.

“Estoy harta del progresismo estúpido”, bramó la reelecta diputada por Cambiemos, Elisa Carrió, apuntando a los diputados de Libres del Sur y a su ex aliada Margarita Stolbizer. “Nos trató de locos, de estúpidos, ¿qué más falta que nos diga? Este cuerpo se debe un debate y una sanción a la diputada”, exigió el diputado de Libres del Sur, Federico Masso, en la Cámara baja, luego de que la reelecta diputada por Cambiemos Elisa Carrió lo insultara fuera del uso de la palabra y abandonara el recinto.

El presidente de Diputados, el oficialista Emilio Monzó, no contempló el planteo de Masso y envió el pedido de sanción a la Comisión de Asuntos Constitucionales, pero minutos después tuvo que suspender la sesión y llamar a cuarto intermedio ante el desacuerdo y el abandono del recinto de todos los bloques de oposición.
“Sin abrir debate pido disculpas si alguien se sintió ofendido”, ensayó una disculpa el presidente del bloque de Cambiemos, Mario Negri, antes de que la sesión pase a cuarto intermedio para el miércoles próximo.

“No se nos caen los pantalones ni las medias por pedir disculpas, pero sobreactuaciones, no”, intentó Negri cargar sobre la oposición la responsabilidad de que la sesión se quedó sin quórum. La primera en irse, tras insultar a Masso, fue la líder de Cambiemos, que desapareció tras las cortinas del recinto haciendo ademanes.
La sesión se calentó sobre el final, cuando el oficialismo ya había conseguido la aprobación del la ley de responsabilidad empresaria, que abre el juego para que los empresarios que cometan actos de cohecho en relación con el Estado puedan aportar datos para reducir sus penas.

El oficialismo había intentado votar una serie de proyectos a través de un paquete cerrado, a lo que los bloques opositores se negaron y exigieron que se vote uno por uno, entre ellos el de ingreso de tropas extranjeras a territorio nacional, que quedó fuera de debate.

Entre los proyectos votados por separado, llegó el que propone quitar la responsabilidad sobre las empresas que donen productos alimenticios de descarte a los bancos de alimento. Los bloques del GEN y Libres del Sur pidieron la palabra para oponerse. “Un país que produce 400 millones de kilos de alimento y tiene el 30 por ciento de la población bajo la pobreza, le va a tener que agradecer a las cadenas de supermercado”, señaló Masso en su intervención.

Tras esas palabras, Carrió pidió por segunda vez la palabra, se mostró de acuerdo con regular a los supermercados e incluso acompañó la idea de que el proyecto vuelva a la Comisión de Legislación para ser debatido en profundidad, pero se descargó: “Estoy harta del progresismo estúpido”.

Los diputados ya habían votado la vuelta a Comisión del proyecto, cuando Carrió, sin esperar a continuar con la sesión que impulsó su bloque, se levantó de su banca, insultó a Masso y se retiró del recinto. Desde ese momento, el murmullo entre los bloques opositores en rechazo a la actitud de Carrió creció hasta el pedido de votar una sanción sobre tablas que hizo el diputado de Libres del Sur. Ante la negativa de Monzó de avanzar en la sanción contra la líder de Cambiemos, la sesión pasó a cuarto intermedio hasta el próximo miércoles.