Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Los tiroteos más sangrientos de Estados Unidos

La tragedia de Texas se suma a la reciente matanza en Las Vegas y el asesinato de 20 niños en 2012 en una escuela de Connecticut.

El tiroteo más sangriento de la historia moderna de Estados Unidos tuvo lugar hace poco más de un mes, el pasado 1 de octubre, en un concierto en Las Vegas. Ese más de medio centenar de heridos batía el récord macabro de tan solo un año antes en Orlando (Florida). La matanza de este domingo en Texas es una última de una larga lista de tragedias.

-Las Vegas, 2017, 58 muertos. Nadie sabe aún por qué lo hizo. El 1 de octubre, Stephen Paddock, un jubilado adinerado de 64 años, disparó desde la habitación de su hotel al público que asistía a un concierto de música country en Las Vegas y mató a 58 personas. Casi 500 resultaron heridas. Al entrar en su cuarto, la policía se encontró un arsenal y a Paddock muerto de un disparo. Se había suicidado.

-Orlando, 2016, 49 muertos. La matanza de la discoteca Pulse fue un golpe a la comunidad gay, que formaba la principal clientela del lugar. El 12 de junio un joven de 29 años llamado Omar Mateen abrió fuego con su rifle de asalto y acabó con la vida de casi medio centenar de personas. Hirió a otras 53.

-San Bernardino (California), 2015, 14 muertos. El 2 de diciembre Syed Farook, de 28 años, nacido en EE UU, y a su esposa, Tashfeen Malik, de 27 años, de origen pakistaní, mataron a 14 personas en un centro de servicios sociales para discapacitados donde los trabajadores celebraban una fiesta de Navidad. El Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) dijo que los asesinos eran seguidores suyos. Habían dejado tras de sí tras de sí bombas que debían ser activadas por control remoto, pero fallaron.

-Newton (Connecticut), 2012, 27 muertos. Más allá de los números, es una de las matanzas grabadas a fuego en la memoria de los estadounidenses porque la mayor parte de víctimas eran niños. Ocurrió poco antes de Navidad, el 14 de diciembre, un joven entró en la escuela de primaria Sandy Hook y disparó 154 balas. Con ellas mató a 20 menores y seis adultos.

-Virginia, 2007, 32 muertos. El 16 de abril Seung-Hui Cho, un estudiante de 23 años, comenzó a disparar en el campus universitario de Virginia Tech y se llevó por delante a 27 estudiantes y cinco profesores antes de suicidarse.

-Texas, 1991, muertos. Otro episodio inexplicable en el que un ciudadano entra en un local y de forma arbitraria se pone a disparar a todo el que se mueve. Fue Jon Hennard, de 35 años, que se presentó en una cafetería de un pueblo llamado Killeen y ejecutó con calma y precisión, según los testigos, a un total de 23 personas.