Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

El gobierno español rechazó la instancia de diálogo propuesta

El gobierno español rechazó la propuesta de diálogo del presidente catalán, Carles Puigdemont, quien defendió y suspendió al mismo tiempo la declaración de independencia de la región autónoma para abrir una instancia de negociación con Madrid, que no reconoció el referéndum secesionista del pasado 1 de octubre, suspendido por la Justicia española.

“El diálogo entre demócratas se realiza dentro de la ley y no inventándose las reglas que a uno más le favorezcan”, opinó la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, en la primera reacción oficial del Ejecutivo a la intervención de Puigdemont ante el Parlamento regional.

En una breve conferencia de prensa, Sáenz de Santamaría afirmó que, con su discurso, el jefe del gobierno catalán sumió a la región “en el mayor nivel de incertidumbre” y aseguró que una mediación no es posible, ya que el gobierno central no puede dar “validez” a una ley catalana suspendida por el Tribunal Constitucional.

“Ni el señor Puigdemont ni nadie puede sacar conclusiones de una ley que no existe, de un referéndum que no se ha producido y de una voluntad del pueblo de Cataluña de la que, una vez más, quieren apropiarse”, sentenció.

Asimismo, el Ejecutivo de Mariano Rajoy, a través de un comunicado enviado a las agencias internacionales de prensa, criticó la intervención del presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ante el Parlamento catalán

El Gobierno español consideró ayer que es inadmisible “hacer una declaración implícita de independencia para luego dejarla en suspenso de manera explícita”, en alusión al discurso del presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, en el Parlamento regional.

Fuentes del Gobierno aseguraron a Efe que no se puede aceptar dar validez a la ley catalana del referéndum, que está suspendida por el Tribunal Constitucional de España, y tampoco se puede dar como válido el supuesto recuento de un referéndum “fraudulento e ilegal” que se celebró el pasado 1º de octubre.

“Ni mucho menos” dar por sentado que los catalanes han dicho que quieren independencia, agregaron las fuentes, que insistieron en que no es admisible “hacer una declaración implícita de independencia para luego dejarla en suspenso de manera explícita”.

El presidente de Cataluña declaró ayer la independencia de esta región española, aunque suspendió sus efectos durante varias semanas para abrir un proceso de diálogo.

Se espera que en las próximas horas comparezca algún miembro del Gobierno español tras la intervención de Puigdemont, que dijo asumir el “mandato del pueblo” para que “Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república”. Seguidamente, Puigdemont propuso “suspender los efectos de la declaración de independencia” para abrir la puerta al diálogo.

Durante su discurso, en el que alternó el español y el catalán, el presidente regional evitó optar por la vía más directa a la independencia, en un intento de “desescalar la tensión”, un “gesto de generosidad y responsabilidad” -dijo- con el que espera “abrir un tiempo de diálogo con el Estado español”.