Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

México sigue temblando

Mientras los mexicanos intentan recuperarse de los dos fuertes sismos que ocurrieron el 7 y el 19 de septiembre, el suelo sigue sacudiéndose en el territorio azteca: el Servicio Sismológico Nacional lleva contabilizadas cerca de 4.400 réplicas en los estados de Chiapas, Morelos y en Ciudad de México.

Durante la jornada del sábado murieron otras cinco personas producto de otro movimiento telúrico y en la mañana de ayer se registró un temblor moderado de 5,8 grados en la escala de Richter que fue una réplica más del terremoto de hace dos semanas. El epicentro fue 122 kilómetros al suroeste de Tonalá, en el sureño estado de Chiapas.

Miedo a volver al trabajo

La desconfianza sobre la seguridad de los inmuebles dañados pesa sobre miles de personas que continúan trabajando en los mismos edificios.

Ricardo es médico residente en un hospital con dos plantas clausuradas, grietas en el suelo y paredes resquebrajadas. El estacionamiento de la oficina de Ana está completamente cuarteado y sus compañeros han llegado a ir a trabajar con casco. En el estudio de Gaby los muros están desvencijados y ella cree que con el simple paso de un camión pueden venirse abajo. Mientras que el club deportivo de Fernando, ahora agrietado, volvió a funcionar 17 horas después del terremoto, como si nada hubiera pasado. Así cumplieron con su lema: abierto los 365 días del año.

Ricardo, Ana, Gaby y Fernando –prefieren no aparecer con su verdadero nombre por miedo a represalias de sus empleadores- han tenido que regresar al trabajo acompañados del pánico. Temen las réplicas del terremoto de 7,1 que el martes sacudió el centro de México y que ha dejado más de 300 muertos y cerca de 4.000 edificios dañados.

Viven pendientes de la alarma sísmica, enfundados en el miedo y en estado de alerta ante cualquier movimiento que se asemeje a un sismo. Muchos de los inmuebles afectados han sido declarados como seguros, pero la desconfianza reina en ellos.

“¿Volvió a temblar? En serio lo pregunto, ¿ha temblado?”, dice alterada Verónica a cada rato. Trabaja junto a Ricardo en el hospital de la Mujer, al norte de la Ciudad de México, uno de los afectados. Dos pisos están clausurados, algunas citas han sido reagendadas y sostienen que a algunos pacientes se les ha dado el alta ante la falta de espacio. “Resulta muy triste ver como madres, a las que se les practicó una cesárea y que debían quedarse dos o tres días en el hospital, se tienen que marchar cinco horas después de la operación”, señala Ricardo.

Viven espantados, pensando que en cualquier momento el hospital puede venirse abajo. Aseguran que no han recibido ninguna notificación oficial sobre el estado del edificio, a pesar de que la dirección les insiste que reúne las condiciones necesarias para el trabajo. Este diario ha tratado de conseguir la versión del centro en varias ocasiones pero ha sido en vano. “He llamado a protección civil pero las líneas siempre están ocupadas. Se está poniendo en riesgo la vida de los pacientes. Siento pánico de que el edificio se pueda caer”, apunta Verónica.

La falta de información y el cierre de las plantas afectadas ha desatado todo tipo de rumores entre los empleados. Mientras algunos aseguran que “la próxima vez que tiemble solo tendrán 15 segundos para evacuar, otros sostienen que protección civil estudia clausurarlo, incluso los hay que defienden que los albañiles solo tratan de tapar apresuradamente los daños”, explica Ricardo.