Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Delegacion uruguaya abortó cambio de gerente en la CTM de Salto Grande

El presidente de la Delegación Argentina ante la binacional CTM de Salto Grande, Roberto Niez, no pudo ubicar en el puesto de gerente general del organismo binacional al ingeniero, jefe de hidrología, Manuel Irigoyen, mandando a cuarteles de invierno al ingeniero Francisco Pérez, quien ocupaba ese puesto con el beneplácito de ambas delegaciones. La reunión del plenario –donde se deciden todas las cuestiones de CTM- tenía en el primer punto el nombramiento de Irigoyen y la baja de Pérez a quien ya habían cambiado de oficina pero la Delegación Uruguaya, presidida por Gabriel Rodríguez, se opuso de plano por lo cual la reunión finalizó con el retiro de los orientales, quienes luego aclararon la cuestión ante el resto del personal mediante un comunicado.


“EN EL BAZAR”

Fuentes habitualmente bien informadas dicen que el presidente de la Delegación Argentina, Roberto Niez, se maneja como “elefante en un bazar” en sus funciones y lejos de utilizar la diplomacia, propia de un organismo que depende de la Cancillería Argentina, arremete con la fuerza del paquidérmico pisoteando todo, hasta los tratados internacionales que otorgan igualdad a las naciones que conforman la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande en pro de lograr sus objetivos.

“NO SEÑOR”

La reunión se llevó a cabo en Montevideo y se trata del plenario donde se deciden las cuestiones que hacen a la marcha del complejo binacional. El primer punto, propuesto por la Delegación Argentina, era justamente el de cambio del gerente general, Francisco “Pancho” Pérez por Manuel Yrigoyen, pero los tres delegados uruguayos hicieron causa común y abortaron el nombramiento propuesto por NIEZ, quien en lugar de atemperar la cuestión y esperar otro momento para proponerla, se mantuvo en sus trece y obligó a los uruguayos a retirarse de la reunión sin tratar los demás puntos del orden del día.

ACLARACIÓN AL PERSONAL

Teniendo en cuenta que la Delegación Argentina ya había avanzado en su decisión, relegando al gerente general, Francisco Pérez, al “cuartito del fondo”, los uruguayos emitieron un comunicado de Recursos Humanos dirigido al personal (que se reproduce en esta página) y donde aclaran que desestiman la decisión de Niez de sacar a Pérez, reivindican la competencia del plenario para la toma de decisiones (que no pueden ser unilaterales) piden respeto y remarcan la necesidad de superar los conflictos “con altura” e informan que “no hay ningún cambio o designación en la gerencia”, con lo cual, sigue siendo Francisco Pérez el gerente general de la CTM de Salto Grande.

UN CAMBIO “POLÍTICO”

Había llamado poderosamente la atención en la anterior inundación que un técnico de nivel intermedio de la CTM, como es el puesto de Manuel Irigoyen, saliera a hablar en un tono desacostumbrado para un funcionario de tercer nivel, asumiendo un papel que no le correspondía, como si fuera un delegado argentino que puede asumir un rol político, cosa que le está vedado a un funcionario que debe cumplir con su trabajo sin hacer otras consideraciones que escapan a la faz institucional de hidrólogo. Si bien muchos pensaron “le está sobando el lomo a Dumbo”, otros ya habían avizorado que “está oliendo para ser nombrado más arriba” pero nadie pensaba que tratarían de ubicarlo en el máximo cargo del funcionariado de la CTM de Salto Grande, el cargo de gerente general, por demostrar que puede ser más papista que el papa.

COMO SIGUE LA CUESTIÓN

Si no hay arreglo en los próximos días, deberá torcer en la cuestión la Cancillería de ambas naciones para tratar de laudar en el problema, habida cuenta que el caso ha dejado en el freezer las demás cuestiones que debe tratar la CTM binacional de Salto Grande.

EL COMUNICADO DE RECURSOS HUMANOS, DICE:

Al personal de Salto Grande:

En la Sesión Plenaria N° 1068, realizada en Montevideo el pasado martes 29 de agosto, no hubo acuerdo entre ambas Delegaciones en el primer punto del orden del día que estaba para tratamiento, como consecuencia dicha sesión finalizó sin continuar con el análisis y resolución de los restantes puntos.

Debemos saber que este tipo de situación no es común, pero ha sucedido en otras ocasiones y debemos aprender a superarlas porque esa es una de las principales responsabilidades que nos asignan nuestros Estados.

Es nuestro deber aprender a manejar las diferencias con altura y realizar los mayores esfuerzos para superarlas y lograr avanzar, para el cumplimiento de los objetivos que nos encomendaron los fundadores de Salto Grande, nuestros antecesores y nuestros gobiernos.

Lo que nos debe quedar claro es que el mérito mayor de nuestro Organismo es que tenemos una gestión compartida, que nos obliga a valorar y respetar a todos, en la cual los funcionarios de Salto Grande, sean argentinos o uruguayos, son empleados del Organismo y no de cada una de las Delegaciones, es decir ninguna de las dos Delegaciones puede dar por sí y ante sí nombramientos o directivas a los funcionarios solo por ser de su misma nacionalidad.

Esto obliga a las Delegaciones a realizar los máximos esfuerzos para alcanzar los acuerdos necesarios para que surjan las resoluciones y directivas que sólo la CTM- SG puede tomar y que son, para tranquilidad y seguridad de los empleados, la única garantía de que está actuando conforme a las Normas y los Reglamentos que han sido aprobados en el ámbito del Organismo.

Es por ello que mientras la CTM, a través de sus mecanismos correspondientes, no emita las resoluciones y directivas que modifiquen cualquiera de las condiciones existentes, ellas siguen vigentes con absoluta normalidad y ninguna Delegación puede por su exclusiva voluntad intentar modificarlas, pues si lo hiciera contravendría la normativa aprobada por ambos Estados y actualmente vigente- asimismo y por la misma razón, el personal de la CTM está obligado al cumplimiento de las directivas emanadas de la CTM y no de ia Delegación de su nacionalidad.

Dichos mecanismos, no son una “mera formalidad”. Son la constitución legítima del Organismo, que emana de las normas que lo regulan.

Por último y como corolario de lo anterior es nuestro deber informar a todos los empleados de Salto Grande que no hay ningún cambio o designación en ia estructura gerencial del Organismo.

La presente sólo quiere poner de manifiesto nuestro celo y apego a las normas de la CTM, sean ellas de nuestro acuerdo o no.

Delegación del Uruguay en la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande
Área Recursos Humanos
Gerencia Gestión de Recursos
Complejo Hidroeléctrico Salto Grande

 

Imágenes: 1.Niez, no escucha a los uruguayos, quiere un unicato en Salto Grande donde el mandamás sea él. 2. El Gerente General (hasta ahora) Francisco Pérez –a la izquierda- y a su lado el nuevo Gerente General Manuel Irigoyen, su nombramiento no fue aprobado por los uruguayos