Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"
Domingo 19 de Febrero del 2017 - 18:35

Asesinan al hermano de Kim Jong-un en un aeropuerto de Malasia

Los medios surcoreanos aseguran que dos mujeres clavaron unas jeringas a Kim Jong-nam.

Sucedió tal y como en las novelas más clásicas de espías. Un hombre de mediana edad, entrado en carnes, curioseaba el lunes por la mañana por la terminal de vuelos económicos de Kuala Lumpur mientras esperaba la salida de su vuelo. Alguien se le acercó y, según las distintas versiones, le clavó una jeringuilla o le pasó una sustancia por la cara. El hombre empezó a encontrarse mal y a los pocos minutos se desplomó. Trasladado en una ambulancia, murió de camino al hospital de Putrajaya.

No era un desconocido cualquiera. Se trataba, según adelantaban inicialmente los medios surcoreanos y ha confirmado la Policía malasia este martes, de Kim Jong-nam, el hermano mayor del líder supremo norcoreano Kim Jong-un y cuyo nombre alguna vez corrió de boca en boca como el posible sucesor del padre de ambos, el Querido Líder, Kim Jong-il.

La cadena de televisión surcoreana Chosun cita fuentes de su país para apuntar que quien se acercó a Kim fueron dos mujeres, probablemente agentes norcoreanas, que le clavaron una jeringuilla. Las mujeres huyeron en un taxi y se encuentran en paradero desconocido.

La Policía malasia, que precisa que Jong-nam había llegado al país el pasado día 6 y planeaba tomar un vuelo a las 10.00 de la mañana del lunes hacia Macao, ha subrayado que aún desconoce la causa de la muerte. En Washington, fuentes de inteligencia han indicado la convicción del Gobierno estadounidense de que los servicios secretos norcoreanos son culpables del asesinato de Kim.

Según ha explicado el portavoz policial Fadzil Ahmat, en declaraciones que recoge el diario malasio “The Nation”, Kim Jong-nam acudió a los mostradores del aeropuerto para explicar que “alguien le había agarrado por detrás y le había echado un líquido a la cara”. Empezaba a encontrarse mal, y la recepcionista le envió a la clínica del aeropuerto. “En ese momento, le dolía la cabeza hasta el punto de casi desmayarse”. Ya en la clínica, empezó a sufrir convulsiones. Trasladado de urgencia en una ambulancia, se le declaró muerto antes de llegar al hospital.

La Policía malasia ha abierto una investigación sobre el caso y estudiará los movimientos de Kim durante su estancia en el país y los de la gente con la que se hubiera reunido. Las autoridades norcoreanas han pedido que se les entregue el cuerpo, pero Ahmat ha precisado que antes de ello se le practicará una autopsia para esclarecer las causas de la muerte.

El crimen ocurrió apenas un día después de que el régimen norcoreano lanzara un misil balístico de alcance intermedio al mar, una iniciativa destinada a poner a prueba al nuevo gobierno estadounidense que preside Donald Trump.

El asesinato de Kim se suma a una serie de novelescas actuaciones de sus servicios secretos en el exterior, y que han incluido el secuestro de ciudadanos japoneses en suelo nipón para trasladarlos a Corea del Norte. También sería el mayor caso de muerte violenta durante el régimen de Kim Jong-un desde la ejecución en diciembre de 2013 de Jang Song-thaek, tío del líder supremo y hasta entonces considerado el auténtico poder en las sombras.

califica la noticia

3.3 Muy Mal
Opiniones de los Lectores:
3.3 ( 3 Votos )

Deja un Comentario